a
Lorem ipsum dolor sit amet, consecte adipi. Suspendisse ultrices hendrerit a vitae vel a sodales. Ac lectus vel risus suscipit sit amet hendrerit a venenatis.
12, Some Streeet, 12550 New York, USA
(+44) 871.075.0336
silverscreen@edge-themes.com
Links
Follow Us
 
por Catalina Alarcón

Regresamos!

Valparaíso, Centro Penitenciario Masculino, 2019

Regresamos!

El jueves fue de mucho nerviosismo. Me generaba mucha ansiedad pensar en el reencuentro con los chiquillos del Centro Penitenciario de Valparaíso. Los conocemos desde hace años pero cada vez que volvemos hay una sensación de nervios por volverlos a ver. Como primera clase decidimos ir todos: Luco, Anibal, Tami y yo. Para Tami ya era familiar todo el proceso, pero para los chicos era primera vez en la cárcel y en Volver a casa, lo que de alguna manera me metía mucha presión. Quería que saliera bien.

Esta era primera vez que Luco entraba a la cárcel, por lo que quería mostrarle y contarle todo. El final de este pasillo es lo máximo le dije mientras subíamos las escaleras. Al final del pasillo se abría el espacio y se podían escuchar cientos de gorriones cantar, los cuales anidaban en el techo del galpón inmenso donde se encuentra el tercer control.

Le dije a Luco que fuéramos a dar una vuelta, así le mostraba el lugar y buscábamos al encargado del área técnica. Caminábamos muy tranquilos, saludando a todo el que se nos cruzara como si fuera nuestro lugar. Este es el gimnasio, acá se hacen las visitas le decía a Luco tratando de buscar al encargado entre la gente. Nada. Volvimos a la sala. Esta vez me acompañaba Anibal, quien era profesor de los talleres Volver a casa en Colina II, Santiago. Nos fuimos caminando hasta el patio de los módulos tras la biblioteca. Traté de ir explicándole todo lo que veía para que se hiciera una idea de todo. La cárcel seguía tal cual como la dejamos hace 10 meses. Mucho tránsito de internos que van a visita, otros a talleres, otros esperando a su familia que comenzaba a hacer el ingreso al lugar.

 

A lo lejos vimos al encargado, venía solo. Pensé que le había ido mal y que no podríamos hacer la clase pero atrás venían casi todos los participantes del taller. Cómo estai’ cabra chica me dijo el Carlos mientras me daba un abrazo gigante. Leonardo parecía contento de verme, se reía mientras me abrazaba. Les presenté a Aníbal a todos, lo saludaron de mano, Aníbal se veía muy tranquilo. 

Pasó un rato y llegaron los demás, Fernando corrió con los brazos abiertos hacia mi. Hermana mía me dijo mientras me abrazaba, me emocioné al verlo. Saludé a Oscar, el cual estaba preocupantemente flaco. Él me saludó con poca efusividad. Raro en él siendo regalón y más bien piola. 

Ya en clases hicimos la actividad de Pregunta y respuesta con cámara. Leonardo le preguntó a Aníbal qué pensaba de los presos ahora que los podía ver de cerca. 

Anibal contestó muy respetuosamente hablando de que no tenía prejuicios sobre las personas en general y por ende no pensaba que eran malos desde antes solo por estar presos. Aníbal le preguntó a Gio qué soñó hace poco. Este dijo que soñó que caminaba descalzo por la playa y que podía sentir la arena en sus pies. Don Hernando le preguntó a Oscar sobre los amores de su vida, Oscar contestó que era su familia.

Todos usaron la cámara como pudieron. Algunos con menos facilidad y otros más expertos. Fue interesante como primer ejercicio ya que les permitió grabar, usar la grabadora de sonido y además ser grabados. Antes de terminar la clase nos tomamos una foto de grupo. Aníbal sacó su cámara análoga y todos quedaron alucinados con el sistema de prismas que tiene sobre ella.