a
Lorem ipsum dolor sit amet, consecte adipi. Suspendisse ultrices hendrerit a vitae vel a sodales. Ac lectus vel risus suscipit sit amet hendrerit a venenatis.
12, Some Streeet, 12550 New York, USA
(+44) 871.075.0336
silverscreen@edge-themes.com
Links
Follow Us
 

Comunicado Justicia para Ámbar

Son días muy tristes para el feminismo. Con mucho dolor recibimos la noticia de Ámbar. Nos dolió el corazón entender cómo funciona la justicia en nuestro país, nos duele la cárcel y sus reglas, nos duele el machismo y su impunidad. Conocemos de cerca la realidad carcelaria de nuestro país, entendemos cómo funcionan las jerarquías patriarcales dentro de la cárcel, y como no existe perspectiva de género, ni en las condenas ni en el trato dentro de la cárcel. 

Nos duele conocer la historia de cientos de jóvenes condenadxs a la cárcel sin beneficios, solo por su pobreza, por su pensamiento político o por su falta de oportunidades. Nos cuesta entender que se le dio la libertad condicional a un feminicida que no cambió en lo absoluto. Nos duele saber que la justicia chilena sabía que no iba a cambiar, que en la cárcel sabían que seguía siendo el mismo y aún así, lo dejaron libre.

En la cárcel también hay desigualdad y segregación, la justicia y los poderes que allí circundan no operan nunca con equidad, los penales se forjan como territorios sin ley en donde todes les individues que allí habitan quedan a merced de lo que decidan unos pocos encargados de velar por “la justicia”. Hemos conocido de cerca a muchos internxs que pasan años y años entrampados en las burocracias del sistema y que nunca logran optar a ningún beneficio. Nos sorprende como aún dentro de la cárcel el sistema se sigue haciendo presente con sus injusticias. La libertad condicional es una de las cosas más difíciles de obtener para un internx común, por eso nos causa estupor saber que para algunos feminicidas y psicópatas este beneficio se les otorgue sin todos los reparos y evaluaciones a los que son sometidos los internxs comunes. 

Incluso nos preguntamos, ¿cómo es posible que estuviera en un módulo regular y no en una unidad de máxima seguridad? ¿cómo fue posible que accediera a beneficios un sicópata? Aplicó a salida dominical, siendo mozo de un módulo regular, y en cambio se le otorgó la libertad condicional en un proceso administrativo incomprensible. Cientos de internxs, con condenas mucho más bajas, pelean día a día, año a año, por mantener una conducta intachable pese al trato vejatorio de gendarmería, para acceder a esos beneficios que les son frecuentemente rechazados.

 No hay justicia en Chile, no hay reparación. La cárcel se levanta como un sistema que castiga al pobre, y luego vuelve a castigar al más vulnerable de la cadena jerárquica que ingresa a ella. Porque incluso en la cárcel, la hegemonía machista prima por sobre todas las cosas, porque desde la condena misma pesa más el haber atentado contra la propiedad privada, que contra la vida de una mujer. Y adentro, el trato al joven encarcelado de la revuelta, a la mechera, a la burrera, al lanza, es mucho peor que el trato al violador y al feminicida. 

Es fundamental que exista perspectiva de género en todo el proceso penal y que los beneficios penitenciarios sean evaluados de forma objetiva, de manera que internos e internas que tiene el derecho de acceder a estos beneficios, puedan optar a ellos. 

Nos duele la cárcel y su sistema podrido, nos duele la justicia inexistente y machista. Nos duele este caso por sus víctimas, por las mujeres vulneradas. Nos duele por Ámbar, Verónica y Quenito. No estamos todas, falta Ámbar.